Fondo de Paramos de Tungurahua

FONDO DE PÁRAMOS TUNGURAHUA BUSCA AUNAR ESFUERZOS PARA QUE EL ÁREA DE INTERÉS CASAHUALA - PILISHURCO SEA DECLARADA ZONA DE CONSERVACIÓN

El Fondo de Páramos Tungurahua y Lucha contra la Pobreza (FMPLPT) busca garantizar la protección del área de interés Casahuala – Pilishurco, que cuenta con una superficie aproximada de 77.725 ha., con el propósito de asegurar el abastecimiento de agua para el consumo humano y riego en las provincias de Tungurahua, Cotopaxi y Bolívar, señaló el Ing. Gerardo Nicola Garcés, secretario técnico de la institución.
Para que muchos más actores públicos, privados y ONGs se involucren en este proceso que permitirá alcanzar una declaratoria de área protegida, se socializó el Inventario Biológico desarrollado en esta zona la mañana de hoy, en el auditorio de la Casa del Portal con la participación de representantes de gobiernos provinciales, municipales y parroquiales; movimientos indígenas; Ministerio del Ambiente, Agua y Transición Ecológica; CELEC EP-Hidroagoyán; EMAPA EP; EEASA y otros. La investigación presentada integra el levantamiento de información física, biológica y de bienes y servicios ambientales; este trabajo fue desarrollado por el equipo técnico del FMPLPT y apoyo profesional externo.

 

UBICACIÓN GEOGRÁFICA

 

El área propuesta se encuentra dentro de tres provincias, cinco cantones y catorce parroquias, indicó la Ing. Geógrafa y del Medio Ambiente, Christina Soria, técnica del FMPLPT. En Tungurahua, la totalidad de la superficie propuesta (35.443 ha- 45.60%) está en el cantón Ambato dentro de las parroquias: Ambatillo, Augusto N. Martínez, Constantino Fernández, Juan Benigno Vela, Pasa, Pilahuín, Quisapincha, San Bartolomé de Pinllo y San Fernando de Pasa. En Cotopaxi (31.121 ha – 40,04%) está en Salcedo con las parroquias Mulalillo y Cusubamba; en Pangua, la parroquia El Corazón; y, en Pujilí la parroquia Angamarca. Finalmente, en la provincia de Bolívar (11.161 ha. – 14,36%) está en Guaranda con la parroquia Simiatug.

 

INVENTARIO BIOLÓGICO

 

El inventario biológico estuvo a cargo del Blg. Adrián Soria. Se obtuvieron datos importantes que permitirán atraer la atención de todo el país y contribuir a conservar su biodiversidad. Además, este ecosistema es clave para la lucha contra el Cambio Climático. “Una hectárea de páramo puede contener más de 1.500 toneladas de carbono en comparación a las 250 toneladas que almacenaría la selva”, indicó Soria.
A nivel faunístico es de suma urgencia considerar un enfoque de protección debido a la presencia de especies con algún tipo de amenaza o distribución restringida, entre las que destacan: Grallaria gigante, Conirostrum binghami (especie de picocono) y Vultur gryphus (cóndor andino) que fue
registrado sobrevolando el Casahuala, y presenta un estatus de conservación en peligro en Ecuador y casi amenazado a nivel global.
A nivel de flora, se encontraron especies endémicas con categoría de amenaza. En el bosque siempreverde montano alto de Cordillera Occidental de los Andes, la especie Grosvenoria rimbachii – casi amenazada (LC); en el bosque siempreverde del páramo dominado por Polyepis, la especie Polylepis reticulata Hieron – vulnerable (VU); entre otras.
También, se identificó que esta zona presenta amenazas como incendios forestales, cambio de uso de suelo, presencia de ganado, afectación del ecosistema por construcciones viales, contaminación del agua debido a la lixiviación de restos de origen animal, turismo sin planificación y otros.

 

PROYECCIÓN

 

A través de esta socialización, el FMPLPT busca seguir aunando esfuerzos para lograr que este objetivo se materialice lo más pronto posible y proteger la biodiversidad del Casahuala-Pilishurco para cuidar el recurso más valioso que poseemos: el agua.Mediante juegos aprendieron sobre la importancia de lograr una relación armónica entre los seres vivos y el medio en el que habitan.