Fondo de Paramos de Tungurahua

FONDO DE PÁRAMOS TUNGURAHUA PRESENTÓ PROPUESTA AL GAD MUNICIPAL DE SALCEDO PARA QUE EL ÁREA CASAHUALA-PILISHURCO SEA DECLARADA ZONA DE CONSERVACIÓN

El Fondo de Páramos Tungurahua y Lucha contra la Pobreza (FMPLPT), liderado por el Ing. Gerardo Nicola Garcés, secretario técnico; junto a la Ing. Christina Soria, técnica de apoyo geográfico, entregaron el 27 de septiembre de 2022, al GAD Municipal de Salcedo y a los GAD parroquiales de Cusubamba y Mulalillo, la propuesta para lograr la declaratoria de protección de la zona de interés Casahuala – Pilishurco; el acto se realizó en la sala de sesiones de la dependencia municipal.

 

En esta reunión, participaron: Washington Pruna, coordinador técnico del Consorcio Andino para la Siembra y Cosecha del Agua (Casca), y Alfredo López, técnico de la Corporación Ecopar. El propósito es trabajar en conjunto para proteger este ecosistema que cuenta con una superficie aproximada de 77.725 ha. y asegurar el abastecimiento de agua para el consumo humano y riego en Cotopaxi, así como en Tungurahua y Bolívar, provincias en las que está ubicada esta área.

 

A través de esta socialización, el FMPLPT busca seguir aunando esfuerzos para proteger la biodiversidad del Casahuala-Pilishurco y cuidar el recurso más valioso que poseemos: el agua. “El trabajo en conjunto ayudará a lograr este objetivo de interés común para las presentes y futuras generaciones”, señaló Nicola.

 

“Consideramos esta propuesta importante para proteger los páramos y las fuentes hídricas. La normativa señala que la frontera agrícola es hasta los 3.600 m s. n. m.; sin embargo, se ha identificado que a más de los 4.000 m s. n. m. todavía tenemos asentamientos.”, señaló el Arq. Hugo Marcelo Herrera, director de planificación del GAD Municipal de Salcedo, en representación del MSc. Willian Naranjo, alcalde del cantón.

 

UBICACIÓN GEOGRÁFICA

 

El área propuesta se encuentra dentro de tres provincias, cinco cantones y catorce parroquias, indicó la Ing. Geógrafa y del Medio Ambiente, Christina Soria, técnica del FMPLPT. En Tungurahua, la totalidad de la superficie

 

propuesta (35.443 ha- 45.60%) está en el cantón Ambato dentro de las parroquias: Ambatillo, Augusto N. Martínez, Constantino Fernández, Juan Benigno Vela, Pasa, Pilahuín, Quisapincha, San Bartolomé de Pinllo y San Fernando de Pasa. En Cotopaxi (31.121 ha – 40,04%) está en Salcedo con las parroquias Mulalillo y Cusubamba; en Pangua, la parroquia El Corazón; y, en Pujilí la parroquia Angamarca. Finalmente, en la provincia de Bolívar (11.161 ha. – 14,36%) está en Guaranda con la parroquia Simiatug.

 

PROTECCIÓN DE LA BIODIVERSIDAD

 

El páramo y los ecosistemas de altura encontrados en esta zona se ven afectados por: la deforestación, avance en la frontera agrícola, ganadería, incendios forestales, fragmentación por construcciones civiles, desaparición de los bosques de Polylepis y los páramos con almohadilla que rodean al volcán Casahuala, los mismos son vitales para mantener el caudal de las quebradas y otros afluentes hídricos, que finalmente serán utilizados en hogares y tierras de cultivo.

 

Existen pocos estudios que permiten caracterizar por completo esta zona y es por ello, el FMPLPT es el pionero en desarrollar un inventario biológico del Cerro Casahuala y alrededores. Como resultado del mismo, se encontraron especies sombrilla en peligro de extinción en Ecuador y casi amenazadas a nivel mundial según la UICN, como el caso del cóndor andino (Vultur gryphus), especie que fue registrada sobrevolando el Casahuala.

 

Por este motivo, la declaración de esta zona aportaría en gran medida a impedir la pérdida de la diversidad biológica y preservar hábitats donde residen especies de interés y donde es necesario la preservación de procesos evolutivos.

 

PRÓXIMOS PASOS

 

Al momento, se están realizando visitas oficiales a las autoridades de las provincias, cantones y parroquias involucradas en busca de lograr un compromiso. Con su apoyo, se conformará un equipo técnico específico para levantar un expediente que incluya la línea base de la realidad social, económica y ambiental de la zona de interés, según la figura legal definida.

 

Posterior a ello, se realizará un trabajo intenso en territorio para invitar, comprometer y exhortar la participación de los líderes y pobladores locales para socializar las alternativas y definir la que sea más adecuada.